¿Una banda de rock en Caripe? (Roquerus Caripensis)

Tan solo pensar que exista una grabación se me revuelve el estómago.

1995. Teníamos 15 años.
El nombre lo decía todo: Desastre. Supongo que así sonaba.

Nuestro guitarrista líder era el genio de la banda. Un virtuoso de esos que nunca dicen con una nota lo que se puede decir con cien.

Nos faltaba un amplificador y el pana hizo uno con una corneta, un ecualizador de carro y la caja vacía de un tripack de whisky Etiqueta Negra. El bicho era portátil.

El amplificador era para nuestro guitarrista rítmico, El gurú local del rock. Siempre cerca de la plaza, en el bolsillo un casette con algo que nadie había escuchado.

Su cabello decolorado, zarcillos y piercings eran suficiente para asegurarle la simpatía de cualquier chamito rebelde de Caripe. Entre ellos y un grupo de ex-woperos recién convertidos al rock que seguían a nuestro líder a todas partes teníamos un público asegurado.

Yo era el bajista. Fallaba en ritmo y velocidad pero tenía algo mejor: un buen lugar donde tocar.

Me dejaban meter a quién quisiera en casa así que hacíamos ruido en el garaje hasta que algún vecino se quejara. Entonces pausabamos nuestro loop infinito de Enter Sandman, The Unforgiven y Simphony of Destruction.

Hasta el día siguiente.

Hasta el próximo ensayo de Desastre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s